ETAP Estación de Tratamiento de Agua Potable

TOMA DE AGUA BRUTA

El agua a tratar es el agua acumulada en el embalse de la Dehesa*, de la salida del embalse el agua es conducida a la ETAP para su tratamiento.

Además del agua del embalse, también se conduce a la ETAP, mediante un bombeo, el agua recuperada en una red de drenajes que recogen el agua procedente de las filtraciones del propio embalse. También existe la posibilidad de utilizar una toma diferente (Balsa Cascante) en caso de tener que inutilizar el embalse por alguna razón.

CÁMARA DE LLEGADA

El agua bruta es conducida a la cámara de llegada, en esta zona se realizan los siguientes controles:

  • Control del caudal de tratamiento de la planta potabilizadora mediante una válvula de accionamiento automático, que ajusta el caudal según la demanda de agua a la salida de la planta.
  • Control de parámetros del agua bruta (turbidez, pH y temperatura) con el fin de poder ajustar el proceso de tratamiento adecuadamente.

Con el fin de aprovechar al máximo el volumen de agua del embalse, es necesario bombear los 2 últimos metros de agua hasta la zona de tratamiento. Para ello se ha instalado un bombeo que impulsa el agua de la cámara de llegada hasta la cámara de adición de productos, donde comienza el tratamiento del agua bruta.

En esta cámara también existe un aireador que introduce aire en el agua con el fin de oxigenarla y así eliminar parte del olor que posee durante el periodo estival. La segunda fase de este proceso se menciona posteriormente (tratamiento con carbón activo).

PRETRATAMIENTO

El primer paso en el tratamiento es la dosificación de los productos químicos necesarios para poder corregir y/o modificar las características físico-químicas del agua con el fin de eliminar los parámetros indeseados del agua. Los productos que se añaden al agua para su tratamiento son los siguientes:

  • Coagulante. Producto que se encarga de desestabilizar la materia en suspensión en forma coloidal («consiguiendo separar la materia disuelta en el agua formándose los correspondientes coágulos»).
  • Cloro. Producto que en esta fase de pretratamiento cumple con la función de realizar una predesinfección del sistema, a la vez que actúa de agente oxidante de elementos que pueda contener el agua a tratar (hierro, etc..)
  • Carbón activo. Producto cuya función es eliminar sabor y olor del agua, utilizado principalmente durante el periodo estival cuando la proliferación de algas en el agua bruta origina un sabor desagradable del agua.
  • Regulador de pH. Se añade, en caso necesario, un ácido o una base para regular el pH del agua, con el fin de ajustar este parámetro tanto para favorecer el proceso de floculación como para regularlo dentro de los márgenes establecidos sanitaria-mente.

Todos los productos químicos añadidos cumplen la normativa vigente actual para Productos para Tratamiento de Agua Potable, teniendo todos ellos su correspondiente Registro Sanitario.

CÁMARA DE MEZCLAS

Una vez han añadido los productos químicos el agua pasa a mezclas.

El agua pasa de la parte inferior de cámara hacia la parte superior atravesando un agitador que, es el elemento que se encarga de asegurar una mezcla rápida, íntima y homogénea entre el agua bruta y los reactivos introducidos.

FLOCULADOR

De la cámara de mezclas el agua pasa al floculador. El proceso de floculación consiste básicamente en la unión sucesiva de la materia que previamente se ha coagulado, es decir, se forman flóculos, que son partículas de materia en suspensión de mayor tamaño. Estos flóculos son retenidos en los siguientes tratamientos. En este proceso se añade un producto químico denominado polielectrolito que actúa de floculante.

DECANTADOR

El siguiente tratamiento, después del floculador, es la decantación.

Este proceso consiste en la sedimentación de los flóculos creados. Para ello el agua es conducida a un decantador (cámara de gran volumen en la que el periodo de retención del agua es bastante elevado, permitiendo que las partículas en suspensión se depositen en el fondo).

El decantador instalado es del tipo Accelator, decantador circular con una campana troncocónica que separa la zona de decantación de la zona de reacción. En la zona de reacción se produce una floculación aprovechando la recirculación del fango que favorece el proceso. Este proceso lo realiza una turbina que gira dentro de la mencionada campana a muy baja velocidad para no desestabilizar el flóculo generado.

En la zona de decantación se encuentran unas tolvas, que actúan como «trampas de fangos», donde se acumulan los fangos en exceso, siendo extraídos al exterior por medio de unas purgas para su posterior tratamiento de secado.

El agua clarificada que ha ascendido a la parte superior del decantador es recogida en una serie de canalillos radiales y conducida al canal perimetral del decantador para pasar al siguiente proceso.

FILTRACIÓN

El agua decantada, a la que ya se le ha eliminado la gran parte de la materia en suspensión, pasa al proceso de filtración para la eliminación de los posibles flóculos y materia en suspensión que hayan escapado de la decantación.

El agua llega a un canal donde se reparte a los cinco filtros instalados. Los filtros son del tipo abierto con un lecho de arena de sílex de un metro de espesor. El agua al entrar en el filtro atraviesa el lecho de arena de arriba abajo, depositando la materia indeseable en las capas superiores del lecho. Una serie de colectores con unas toberas, en la parte inferior del filtro, recogen el agua filtrada, impidiendo a su vez que se escape la arena de sílex. El agua recogida es conducida al depósito de agua tratada a través de una serie de tuberías.

La materia que se acumula en el filtro hace que este se colmate impidiendo que el agua atraviese el lecho filtrante. Una vez que ocurre esto, el filtro comienza automáticamente el proceso de lavado; para realizar el lavado se realizan los siguientes pasos:

  • Se insufla aire, con un equipo soplante, por la parte inferior del filtro, a través de las toberas antes mencionadas y en sentido contrario al de filtración, de tal manera que al mover la arena, los granos rozan unos con otros eliminando la materia que se ha adosado a los mismos.
  • Se introduce agua limpia, recuperada del depósito de agua tratada, por la parte inferior del filtro, arrastrando toda la suciedad hacia unos canales laterales, situados en la parte superior del filtro; de esta manera se elimina la suciedad del filtro.
  • El agua del lavado de filtros se almacena en un depósito para su posterior recuperación conduciéndola al comienzo del proceso.

ESTERILIZACIÓN

Se realiza una cloración final que sirve para esterilizar el agua desde la salida de la ETAP hasta como mínimo la entrada hasta los diferentes depósitos reguladores de los diferentes municipios.

Al realizarse la cloración con cloro gas es necesario un sistema de neutralización en caso de fuga del producto, ya que en estado puro es tóxico y corrosivo, para ello existe una torre de absorción y neutralización del mismo.

DEPÓSITO AGUA TRATADA

El agua tratada es almacenada en un depósito de 750 m3 de ca-pacidad, este cumple las siguientes funciones:

  • Almacenar agua para poder realizar los lavados de filtros como se ha mencionado anteriormente.
  • Servir de reserva de agua para evitar variaciones bruscas de caudal del propio tratamiento.
  • En él se realiza la esterilización final del agua.
  • En él se realizan las mediciones de pH, turbidez, temperatura y cloro residual del agua tratada, comprobando así la efectividad del proceso.

De este depósito parten las dos tuberías de abastecimiento general que distribuyen el agua a los diferentes depósitos de los municipios de la Mancomunidad, acabando así el proceso general del tratamiento de la Estación de Tratamiento de Agua Potable.

CONTROL Y AUTOMATIZACIÓN

La práctica totalidad de la Planta Potabilizadora funciona de forma automática; un autómata se encarga de realizar las maniobras necesarias para que los diferentes elementos de la planta actúen de forma adecuada, para conseguir la cantidad de agua demandada con la calidad exigida.

El conjunto de parámetros de estado de los diferentes elementos pueden visualizarse a tiempo real en un equipo informático. Además quedan registrados los valores de calidad del agua de entrada y salida, así como caudales de tratamiento y ciertos valores que sirven de referencia para comprobar el correcto funcionamiento del sistema.